Now reading
El poder de la risa

El poder de la risa

En todo ser humano habita un poder capaz de transformar las experiencias más oscuras, aligerarlas, envolverlas de esperanza. Me refiero, de manera general, al sentido del humor y en específico a la risa. Gracias a ella es que seguimos vivos, porque la risa es una señal visible de la fe y a la vez instrumento de la sensatez, síntoma de la prudencia y puerta abierta hacia la libertad.

Las personas que no ríen jamás me provocan un pavor profundo. Es claro que quien no ríe esconde algo malo, aunque no lo sepa; casi siempre se trata del miedo que, como bien sabemos, es la principal sustancia de la que se nutre la violencia. Piensa en los dictadores y en los sátrapas de distinta índole, verás que todos y cada uno de ellos tienen la solemnidad como máscara favorita. Por otro lado, una persona que sonríe es siempre el buen árbol al que conviene arrimarse porque ofrece frescura, compañía y cobijo en los momentos difíciles.

No existe experiencia humana, por oscura y dolorosa que sea, que no pueda enfrentarse desde el humor. De entre todas las risas, la que prefiero es aquella que a veces consigo dirigir hacia mí mismo; cuando soy capaz de someterme a escarnio frente al espejo, entonces es que alcanzo un grado de fortaleza que me vuelve invulnerable ante los aguijones de los demás. Al mismo tiempo, reírnos de nosotros mismos nos coloca en el sitio al que verdaderamente pertenecemos, que es el de la simplicidad, porque eso somos: criaturas sitiadas por la muerte.

Reír es celebrar la vida, la inteligencia, la amistad y el amor, la confianza en el futuro, el milagro cotidiano de poder abrir los ojos y contemplar esta deliciosa y terrible fantasía que llamamos realidad.

Si la vida es un milagro, la risa es la única de las expresiones humanas capaz de explicar su profunda naturaleza. No es casualidad que el primer gesto con que nos enfrentamos con un desconocido es siempre la sonrisa; con ella estamos diciéndole a ese otro que de pronto irrumpe: “Soy humano y tengo un alma como la tuya”.

-alx